Pou de Beca – Vall d’Alba

Pou de Beca – Vall d’Alba

Hello again!

La última entrada os hablé de series y hoy vuelvo con los restaurantes, que no se diga. Esta vez, el Pou de Beca, en Vall d’Alba, bueno, en medio del monte del término de Vall d’Alba.

Habíamos comentado con algunos amigos de la Colla Tabalà  de ir a comer a algún sitio guay y surgió la idea de ir al Pou de Beca. El restaurante es más o menos conocido por la zona, sobre todo porque es del hermano del dueño de Cal Paradís, uno de los pocos restaurantes “estrellados” de la provincia, así que pensamos probar, a ver que tal.

Al llegar, ves una de las casas típicas de monte de la zona, pero claro, al entrar es otra cosa.

Vista-exterior-Pou-de-Beca-w Pou de Beca - Vall d'Alba
Foto desde fuera de la web slowfood

 

En la foto no se ve, pero al justo al otro lado es donde está la entrada al restaurante y tiene una terracita donde nos tomamos una cerveza al sol muy a gusto, mientras llegábamos todos.

Al entrar, un ambiente guay, muy rural pero a la vez arreglado. Además un comedor amplio donde las mesas no están pegadas unas a otras y aunque había varias mesas grandes yo no noté el barullo.

En la mesa ya te esperan unos platos con tomates de colgar y dientes de ajo, y diversas botellas con distintos aceites de la zona. Eso es un toque muy guay, porque enseguida te sacan pan para que te hagas un aperitivo de pan con tomarte, que es bastante típico aquí.

En cuanto a la carta, un menú de 27€, con todo ingredientes de temporada. Pintaba muy bien, aunque para mi es un fallo poner un menú de ese precio que no incluye ni la bebida (bueno, agua sí) ni el café. Sólo con subirlo a 30€ podrían incluir una botella de vino decente cada 2 personas y si alguien quiere un vino mejor pues ya se paga la diferencia.

El menú que tienen ahora incluye:

  • Como entrantes (se sirven todos)
    • Ensalada tibia de tomates y salzones
    • 2 carrilleras 2 aceites
    • Alcachofas con salsa romescu y anchoas
    • Penyagolosa: patata, tierra y setas
  • Principal a elegir
    • Arroz con pollo de corral y trompetas amarillas
    • Fricandó de cordero
    • Carne a la brasa
    • Ñoquis de calabaza con salsa de queso de guirra
    • Pescado de la semana según mercado
  • Postres caseros

Y bueno, como eramos muchos probamos casi todo, menos la carne y el pescado, que parece lo que puedes comer en cualquier sitio…

Los entrantes nos gustaron mucho a todo el mundo.

La ensalada (que nos la comimos con ansia y por tanto no hay foto) estaba muy rica, el aliño bueno y aunque aún no hacía frío, el toque de los tomates tibios estaba guay.

Las carrilleras eran de cerdo y de ternera cada una aliñada con un aceite y un toque diferente, una con un picadito de almendras y la otra de verduras.

IMG_20171112_150257_633-300x225 Pou de Beca - Vall d'Alba
Carrilleras dos aceites

 

Las alcachofas un espectáculo. Además del romescu encima tenían una cama de pesto que acababa de darles el toque genial.

IMG_20171112_151843_327-300x225 Pou de Beca - Vall d'Alba
Alcachofas con romescu

El “Penyagolosa” fue lo único que se me hizo un poco pesado. Era una pelota de puré patata como rebozado bastante grande, que se me hizo un poco pastoso.

IMG_20171112_153250_631-300x225 Pou de Beca - Vall d'Alba
Penyagolosa de patata

En cuanto a los segundos, muchos pedimos el arroz, y aunque estaba bueno en cuanto a cantidad de caldo y eso, estaba salado. La verdad que yo no lo noté al principio, pero conforme iba comiendo iba subiendo el sabor y al final estaba demasiado salado.

IMG_20171112_154917_511-300x225 Pou de Beca - Vall d'Alba
Arroz con pollo de corral

Hubo también un plato de fricandó, que estaba bueno pero venía escaso de carne. Y dos personas pidieron ñoquis que dijeron que no sabían a calabaza como era de esperar y que sólo los salvaba que la salsa estaba buena.

IMG_20171112_155319_464-300x225 Pou de Beca - Vall d'Alba
Fricandó de cordero
IMG_20171112_155302_907-300x225 Pou de Beca - Vall d'Alba
Ñoquis de calabaza con salsa de queso

En cuanto a los postres, los probamos todos.

Había tarta de queso, tarta de chocolate, cuajada, una especie de flan de uva, una muse de higos y helado de almendra. Creo que en general estaba ricos, pero excepto la cuajada eran todos un poco pesados después de la comilona.

 

 

En resumen, la comida no está mal, pero para mi gusto tampoco se pasa. En casi todos los platos había algo que hacía que no me acabaran de convencer. Además, sigo pensando que poner un menú a 27€ y que no entre la bebida se va un poco de madre, porque claro, a ver quien no bebe con esto, y al final te vas a unos 35 o más por cabeza. Ponlo a 30€, pon una botella de vino normalito cada 2 o 4 personas y si alguien quiere un vino mejor pues ya que se lo pague, pero tu con eso no pierdes dinero y el comensal puede ir sabiendo desde un primer momento cuánto se va a gastar.

¿Habéis estado?¿Compartís mi opinión?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *